Av/ Diagonal 357 Principal, 08037 – Barcelona 933486557 / info@juliafarre.es34672422554

Ácido úrico: Definición, tratamiento y dieta

dieta para reducir el ácido úrico

Definición de hiperucemia y ácido úrico alto

El ácido úrico es el producto de deshecho que se genera a partir de las purinas. Las purinas se crean una parte dentro de nuestro organismo y otra parte la obtenemos de la alimentación. Si no son generadas o consumidas en exceso, son eliminadas por la orina y las heces sin causar ningún problema.

El problema suele aparecer cuando el ácido úrico no se puede eliminar a una velocidad adecuada i/o se produce demasiada cantidad, lo que provoca la llamada hiperuricemia o ácido úrico alto.

La hiperuricemia se da cuando el ácido úrico en sangre se encuentra por encima de 7mg/dl en hombres y 6mg/dl en mujeres y puede ser asintomática o provocar síntomas como la gota i/o litiasis renal i/o nefropatía gotosa.

 NIVELES DE ÁCIDO ÚRICO EN SANGRE
NORMALES < 7 mg/dl
ALTOS7-8,9 mg/dl
MUY ALTOS> 9 mg/dl

Patologías asociadas al ácido úrico alto 

GOTA

La gota es la sintomatología más común que presentan las personas con hiperuricemia y se caracteriza por la aparición de depósitos de cristales de uratos en tejidos ricos en colágeno (articulaciones).

crisis de gota

La Hiperuricemia i la Gota, con frecuencia, se encuentran asociadas a una o más patologías tales como hipertensión, obesidad, diabetis, síndrome metabólico, aterosclerosis y al consumo abusivo de alcohol.

Factores que provocan un incremento del ácido úrico en el organismo 

Existen factores que predisponen a la hiperuricemia y que hay que tener en cuenta para prevenirla y/o evitar la aparición.  Estos factores son:

  • Edad avanzada.
  • El sexo masculino suele ser más propenso.
  • Predisposición genética y/o antecedentes familiares de sobreproducción de purinas.
  • Insuficiencia renal.
  • Algunos fármacos (antihipertensivos, diuréticos, salicilatos…).
  • Situaciones de ayuno, por la producción de ciertos metabolitos como los cuerpos cetónicos; por esta razón no sería recomendable el ayuno intermitente ni las dietas cetogénicas.
  • Ingerir comidas muy copiosas de manera regular.
  • Hipertensión arterial.
  • Trastornos mieloproliferativos.
  • Quimioterapia.
  • Ingesta elevada de alimentos ricos en purinas.
  • Obesidad.
  • Consumo de alcohol y tabaco.
  • Ejercicio muy intenso, lesiones y cirugías por la producción de ácido láctico

Dieta para reducir el ácido úrico 

dieta hiperucemia

Empieza ya a bajar tus niveles de ácido úrico

En nuestra consulta podemos ayudarte de maner presencial y online a reducir tus niveles de ácido úrico. Te asesoraremos de manera personalizada y te prepararemos una dieta enfocada a lograr tu objetivo. No lo dejes y comienza a cuidarte.

La dieta en casos de hiperuricemia debe ser baja en purinas, a la vez que hipocalórica, sobre todo si se da con sobrepeso u obesidad. La reducción calórica ha de ser muy progresiva ya que una ingesta calórica muy baja también puede elevar los niveles de ácido úrico.

Dos fases se corresponderán con el estado en el que se encuentre la enfermedad:

  • Muy baja en purinas (<5mg purinas/día): En fase de crisis gotosa.
  • Moderada en purinas (<300mg purinas/día): En fase de remisión.

Mediante la alimentación se pueden alcanzar niveles séricos de ácido úrico d’1mg/dl, pero suponen una restricción de ciertos alimentos y, por tanto, es necesario tener cuidado para no favorecer desequilibrios nutricionales.

Dieta muy baja en purinas durante un ataque de gota o crisis gotosa

Alimentos restringidosAlimentos permitidos
Carnes: todas
Vísceras
Pescado y marisco: todos
Embutidos y patés
Verduras: Espárragos, espinacas, acelgas, coliflor, champiñones o setas
Zumos y extractos de carne, pimienta, mostaza, ajo e hinojo
Bebidas alcohólicas
Miel
Zumos de frutas
Leche, yogurt, queso, preferiblemente los menos grasos
Huevos
Frutas, sobre todo la manzana, pera, cereza y uva
Verduras (excepto las restringidas)
Cereales integrales y farináceos
Menta, romero y orégano
Aceite de oliva i mantequilla (en cantidades moderadas)
Café y te

En fase de remisión la alimentación ja se puede flexibilizar. Podemos mantener los alimentos permitidos y, además:

  • Priorizar proteína vegetal: legumbres, sobre todo la soja…
  • Introducir carne y pescado, siempre magras y en pequeñas cantidades.
  • Consumir alimentos ricos en fibra: vegetales, legumbres, frutos secos y semillas, cereales integrales, fruta…
  • Aumentar el consumo de frutas frescas enteras y sobre todo hacer énfasis en las citadas anteriormente (manzana, pera, cereza y uva)
  • Si comemos embutidos, deben ser magros y de un 85% mínimo de carne.
  • Podemos reintroducir los vegetales restringidos en cantidades moderadas y acompañados de otros vegetales.

Utilizar agua pera cocinar, ya que las purinas pasan en gran parte al agua de cocción.

Otros aspectos a tener en cuenta a la hora de reducir el ácido úrico

  • Es necesaria una buena hidratación.
  • Las comidas muy copiosas aumentan el riesgo de desarrollar gota.
  • El consumo frecuente de bebidas endulzadas y alimentos con un contenido elevado en fructosa aumentan el riesgo de gota.
  • La metabolización del alcohol dificulta la eliminación renal del ácido úrico y incrementa el nivel de purinas.
  • La pérdida de peso ha de ser lenta y progresiva.
  • Se recomiendan 5 ingestas al día para no favorecer períodos de ayuno y así evitar la producción de cuerpos cetónicos.
  • La remisión completa puede ser un proceso lento.

Cómo podemos ayudar a eliminar el ácido úrico por la orina

Como ya hemos comentado anteriormente, las purinas se eliminan por la orina si todo funciona correctamente, por esta razón resulta interesante alcalinizar el pH de la orina y que así se favorezca la expulsión de estas.

Una mala alimentación suele estar relacionada con una orina mucho más ácida y que, por tanto, potencia la acumulación del ácido úrico e impide la eliminación correcta de las purinas a través de la orina.

Para alcalinizar el pH de la orina es necesario:

  • Consumir alimentos con potencial basificante como fruta, verdura cocida y cruda, sobre todo las de hoja verde, patata, boniato y aguacate.
  • Disminuir el consumo de alimentos acidificantes como la pasta, arroz y pan blanco, les carnes y los embutidos, los lácticos grasos, el pescado azul, los huevos, los dulces, azúcares, la sal y los alimentos ultraprocesados.
  • Beber suficiente agua y evitar zumos y refrescos.
  • Evitar el alcohol en todas sus formas.

Tratamiento farmacológico para el ácido úrico

Los fármacos ayudan a controlar los ataques de gota y a revertirlos más rápidamente y, por tanto, es importante seguir los consejos médicos ya que exclusivamente con alimentación puede no ser suficiente para reducir la sintomatología de manera rápida y eficaz.

De todas maneras, un tratamiento correcto debe incluir siempre la parte nutricional para mantener la uricemia inferior a 6mg/dl a largo plazo y ayudar a eliminar o disminuir la cantidad de ataques i/o moderar la gravedad de estos.

Los estudios afirman que con una buena pauta nutricional y siguiendo de manera adecuada la recomendación farmacológica se puede normalizar el ácido úrico por completo en un período de 6 meses a 1 año, dependiendo del punto de partida de la enfermedad.

Así pues, es muy importante hacer un buen seguimiento de la pauta farmacológica y seguir una dieta adecuada que, junto con la restricción calórica y el ejercicio físico regular, mejorará la sintomatología y ayudará a prevenir la reaparición de esta.

Creencias y mitos sobre la alimentación y al ácido úrico

  • Consumo de cerveza y ácido úrico

El consumo de alcohol, especialmente el de cerveza y bebidas destiladas, es contraproducente para evitar o reducir la hiperuricemia ja que la metabolización del alcohol genera como subproductos una serie de ácidos que compiten con el ácido úrico para su eliminación renal y aumenta el nivel de purinas.

Por tanto, es necesario consumir el mínimo alcohol posible para poder eliminar de manera más eficaz el ácido úrico por la orina.

  • No se puede comer tomate si tienes ácido úrico

Existe la falsa creencia de que el tomate aumenta el ácido úrico.

El tomate no contiene purinas, por tanto, su consumo no hace que estas aumenten en el organismo.

Por otro lado, el tomate contiene fructosa, es importante que se consuma entero, para aprovechar la fibra, y acompañado de otros vegetales y hortalizas, así evitaremos una alta concentración de fructosa como en el caso de los zumos, salsas, licuados…

Por tanto no es necesario eliminar de la dieta el tomate fresco o cocido sino que se debe tener cuidado con las salsas de tomate, sobre todo las industriales, el tomate concentrado y los zumos de tomate por su alto contenido en fructosa.

  • Queda prohibido el pescado azul y el marisco

El pescado y marisco son ricos en purinas. Por tanto, en fase gotosa, cuando hay dolor y la sintomatología está muy presente, se recomienda evitarlos para no favorecer la subida del ácido úrico y poder realizar una alimentación baja en purinas.

Una vez establecida la fase de remisión, es decir, cuando ya no hay sintomatología, podemos empezar introduciendo el pescado blanco y, poco a poco, ir reintroduciendo el pescado azul y el marisco, siempre sin excesos y en cocciones suaves (horno, vapor, papillote, hervido…)

Las raciones semanales que se aconseja no sobrepasar son: de 0-1 vez/semana marisco, 2-3 veces/semana pescado blanco y 1 vez/semana pescado azul.

Ejemplo de menú para una persona con hiperucemia

 LUNESMARTESMIÉRCOLESJUEVESVIERNESSÁBADODOMINGO
DESAYUNOCafé con leche o bebida vegetal
Tostada integral con queso fresco
Café con leche o bebida vegetal
Tostada integral con queso fresco
Café con leche o bebida vegetal
Tostada integral con queso fresco
Café con leche o bebida vegetal
Tostada integral con queso fresco
Café con leche o bebida vegetal
Tostada integral con queso fresco
Café con leche o bebida vegetal
Tostada integral con queso fresco
Café con leche o bebida vegetal
Tostada integral con queso fresco
Café con leche o bebida vegetal
Tostada integral con queso fresco
MEDIODÍA1 ración de fruta1 ración de fruta1 ración de fruta1 ración de fruta1 ración de fruta1 ración de fruta1 ración de fruta
COMIDAEnsalada de judía verde, patata i zanahoria

Sipia con ajo y perejil
Espirales integrales o pasta de legumbre con verduritas y dados de pavo Pepino aliñado

Lentejas con verduras
Garbanzos salteados con cebolla, berenjena y pimentónEnsalada

Muslitos de pollo y patata panadera al horno con romero
Arroz integral caldoso de bacalao, guisantes y alcachofasEnsalada con manzana

Berenjena rellena de soja texturizada y verduras
MERIENDAFrutos secos e infusión Frutos secos e infusión Frutos secos e infusión Frutos secos e infusión Frutos secos e infusión Frutos secos e infusión Frutos secos e infusión
CENAHummus con bastoncitos de zanahoria
Fajita integral rellena de verduras y pollo
Crema de
calabacín y puerro

Huevo poché
Escalivada

Lenguado a la plancha
Brócoli al vapor o al microondas

Rape al limón
Tostada integral con
revuelto de tofu y ajos tiernos
Pizza casera con vegetales y tiras de pavo o atúnVerduras de aprovechamiento al horno con especias
Tortilla francesa
Espero que este artículo te haya ayudado a entender un poco más la hiperuricemia y te sirva de guía si necesitas hacer un cambio alimentario.

Debes tener en cuenta que, si consigues mejorar tu dieta y mantenerla a largo plazo, te asegurarás de que el ácido úrico no vuelve a aparecer alto en tus analíticas y que, por tanto, tu calidad de vida mejorará notablemente.

Mariona Fortuny

Mariona Fortuny

Dietista - Nutricionista

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sí, Acepto la política de privacidad *

× Concertar visita por whatsapp