933486557    C/ Balmes 172 Principal 2ª 08006 – Barcelona 615521221 info@juliafarre.es

      Endometriosis y alimentación

      ¿Qué es la endometriosis?

      Antes de explicar qué es la endometriosis, creo que es importante hablar sobre el endometrio para entender esta patología.

      El endometrio es la capa más interna del útero y su función es recibir al embrión fecundado cuando se produce el embarazo teniendo una gran capacidad de responder a los estímulos hormonales que regulan el ciclo menstrual. Si no hay embarazo, este tejido se descama y da lugar a la menstruación. Este proceso se repite continuamente hasta llegar a la menopausia.

      La endometriosis, es una patología ginecológica crónica, inflamatoria y hormono-dependiente caracterizada por la presencia de tejido endometrial fuera del útero (trompas de Falopio, pleura, recto, intestino…) causando dolores fuertes en la menstruación, dolor pélvico, inflamación e incluso infertilidad en la mayoría de los casos. Sus manifestaciones clínicas dependerán de la zona en donde se encuentre este tejido endometrial, aunque muchas mujeres no tienen ningún tipo de sintomatología.

      síntomas de la endometriosis
      Se estima que una de cada 10 mujeres sufre sus síntomas según la Organización Mundial de la Salud, aunque no es un dato muy relevante ya que muchas mujeres a día de hoy, no están diagnosticadas.

      Se estima que 1 de cada 10 mujeres sufre síntomas de endometriosis - Haz clic para twittear!    

      Se considera una enfermedad de causa desconocida, aunque cada vez hay más evidencia sobre su origen (genético, inmunológico, etc…). No tiene cura, por ello el objetivo terapéutico se centrará en mejorar la sintomatología asegurando una mayor la calidad de vida en las mujeres que la padecen.

      Nota: ¿Pero todas las mujeres que tienen tejido endometrial fuera del útero tienen endometriosis? La respuesta es NO. La mayoría de veces este tejido es reabsorbido por el propio sistema inmunológico.
      Por lo tanto, no es suficiente la presencia anómala de endometrio fuera del útero habría que mirar cómo funciona el sistema inmunológico y el estímulo hormonal (estrógenos).

      A modo de respuesta corta, es importante explicaros por qué se produce inflamación y la consecuencia que implica tener unos niveles de estrógenos elevados. De esta forma, se entenderá mucho mejor el tratamiento nutricional que explicaré más adelante.

      • ¿Por qué hay inflamación? ¿A qué se debe? En estos casos el sistema inmunológico no es capaz de reabsorber el tejido endometrial y provoca inflamación afectando al sistema inmune.
      • ¿Por qué afectan altos niveles de estrógenos? El hiperestrogenismo es producido por un desequilibrio entre metabolitos (16-hydroxyderivados y 2-hidroxyderivados siendo los primeros los que se encuentran elevados y poseen efecto estrogénico) induciendo el crecimiento de implantes de tejido endometrial en otras partes del cuerpo empeorando la inflamación y el posible dolor asociado.
      estrógenos y endometriosis

      Dieta específica para la endometriosis

      Una vez entendido que es la endometriosis y en que consiste, os hablaré de la intervención alimentaria a llevar a cabo.

      Cómo he comentado, es una patología que no tiene cura y el foco estará en mejorar los síntomas.  Es importante entender que el tratamiento debe ser individualizado ya que no todas las mujeres padecen la misma sintomatología y dependerá en gran parte de dónde esté localizado el tejido. Por ello, acude a un dietista-nutricionista especializado para que te ayude a planificar y personalizar una pauta alimentaria para tu caso en concreto.

      Podemos dividir el tratamiento en dos bloques: médico y nutricional. El médico consiste en reducir el dolor a través de cirugía, tratamientos antiinflamatorios y hormonales, pero me centraré únicamente en hablar del tratamiento nutricional.

      Teniendo en cuenta que es una patología de carácter inflamatorio y hormono-dependiente (hiperestrogenismo) la pauta dietética estará enfocada a mejorar la inflamación y a reducir los niveles de estrógenos.

      Pautas para reducir la inflamación

      A reducir

      • Alcohol: Las bebidas alcohólicas inhiben la secreción de estrógenos aumentando su concentración en el organismo afectando al sistema inmune.
      • Histamina: El útero es muy sensible a la histamina (compuesto involucrado en las respuestas del sistema inmune) porque posee receptores de esta.

      Un exceso de estrógenos, como es en el caso de la endometriosis, empeora los síntomas debido a un aumento de la liberación de histamina. Es decir, a mayor concentración de estrógenos más histamina. En caso de desequilibrio hormonal severo, habrá que valorar el realizar una pauta alimentaria baja en histamina.

      Nota: ¿Qué alimentos contienen histamina?

      • Clara de huevo
      • Marisco (almeja, mejillón, berberecho), cefalópodos (calamar, sepia, pulpo), conservas de pescado (atún, sardinas, anchoas), ahumados (bacalao, salmón).
      • Leche, yogur, kéfir de leche y bebidas vegetales de frutos secos (avellana, almendra).
      • Derivados de la soja fermentados (tofu, tempeh, miso).
      • Cítricos (naranja, mandarina, limón, kiwi), plátano, fresa, papaya, piña, maracuyá.
      • Algunos vegetales: calabaza, calabacín, pepino, tomate, espinacas, berenjena.
      • Frutos secos (nueces, almendras, avellanas, cacahuetes, pistachos), aguacate

      No hay que confundir con una pauta específica para déficit de DAO ya que muchos de estos alimentos sí que están aconsejados y me parecen muy interesantes por su poder antiinflamatorio. Por ello, es importante valorar cada caso, sintomatología, perfil hormonal (estrógenos, progesterona, andrógenos), analíticas, etc.  para hacer la pauta más adecuada en cada caso.

      • Prostaglandinas 2: Las prostaglandinas son grasas que el cuerpo produce a partir de los ácidos grasos que obtenemos de los alimentos. Tenemos dos tipos: las prostaglandinas tipo 2 (inflamatorias) y las prostaglandinas tipo 1 y 3 que poseen un efecto contrario. Por lo tanto, te aconsejo reducir el consumo de alimentos inflamatorios tales como cereales refinados, bollería industrial, azúcares sencillos y añadidos, embutidos, lácteos grasos y bebidas energéticas/carbonatadas entre otros.
      alimentos a evitar
      A aumentar

      • Prostaglandinas 1 y 3: Son antiinflamatorias además de anticoagulantes y antivasoconstrictoras. Los ácidos grasos esenciales los obtenemos a través de la dieta teniendo un papel regulador muy importante de la inflamación (omega 6 y omega 3). Los ácidos omegas 3 contienen propiedades antiinflamatorias por lo que alimentos como el pescado azul, nueces, semillas y aceites de semillas no deben faltar en tu alimentación.
      Nota: En caso de llevar a cabo una alimentación ovolactovegetariana o vegana se valorará la necesidad de suplementar con omega 3.
      • Vitamina D: Niveles óptimos de vitamina D aportan beneficios a respuestas inflamatorias e inmunitarias. La exposición solar es el factor principal en la producción de calciferol (vitamina D3). Cierto es que se encuentra en alimentos como lácteos, pescado azul, huevo y alimentos enriquecidos pero su cantidad es insuficiente. En este caso será muy importante ver los perfiles analíticos en sangre para valorar si es necesario suplementar.
      • Potenciar el consumo de hierbas aromáticas y especias antiinflamatorias como jengibre, clavo, canela, cúrcuma y el perejil.
      • Quercetina: Es un componente antioxidante inflamatorio que inhibe la secreción de histamina. Podemos encontrarlo en numerosos vegetales, frutas (cebolla, manzana, brócoli, frutos rojos…) y semillas.
      alimentos a incluir en la dieta

      Pauta para reducir los niveles de estrógenos

      • Vegetales de la familia de las crucíferas: Además de otros beneficios nutricionales quiero destacar sobretodo su capacidad antioxidante y propiedades antiestrogénicas pudiendo reducir enfermedades relacionadas con el hiperestrogenismo (endometriosis, enfermedades cardiovasculares, cáncer de mama, etc). Se aconseja  consumirlas un mínimo de 2 veces a la semana (brócoli, col, coliflor, coles de Bruselas, nabo, rúcula, hojas de mostaza, rábano, grelos, repollo, etc.
      • Alimentos que ayuden a inhibir la aromatasa: La aromatasa es la enzima que fabrica estrógenos a partir de las hormonas masculinas (testosterona y androstendiona). En algunos tejidos disfuncionales (endometriosis, cáncer de mama) se encuentran altos niveles de aromatasa provocando un desequilibrio hormonal (exceso de estrógenos). Hay ciertos compuestos presentes de forma natural en algunos alimentos que poseen un efecto inhibidor sobre esta enzima:
      Polifenoles (resveratrol): frutos del bosque (grosellas, arándanos frambuesas, moras), frutos secos (nueces y cacahuetes).

      Quercetina: vegetales (tomate, ajo, cebolla, pimientos, remolacha y berenjena)

      Flavonoides (crisina): frutas (manzana, naranja, uvas rojas), vegetales (brócoli, cebolla, ajo…).

      Lignanos: cereales integrales, trigo sarraceno, frutos secos y semillas.

      Esteroles: legumbres, frutos secos, aceite de oliva.

      Ácido linoleico: frutos secos, semillas, aceite de semillas.

      • Progesterona: Un descenso de los niveles de progesterona provoca una mayor liberación de estrógenos. ¿Qué aspectos nutricionales y emocionales hay que tener en cuenta para aumentar la progesterona?
      Colesterol: Es importante tener un mínimo de colesterol en sangre ya que es el principal responsable de fabricar hormonas tales como la progesterona.

      Vitaminas del grupo B: Son necesarias para la metabolización de estrógenos. Además, un déficit de vitamina B6 da lugar a una mayor concentración de estrógenos en detrimento a los niveles de progesterona. Se encuentran en cereales integrales, legumbres y frutos secos entre otros.

      Ojo: El consumo de alcohol disminuye significativamente los niveles de vitamina B6.

      Antioxidantes: El exceso de radicales libres presentes en el cuerpo lúteo ha demostrado reducir los niveles de progesterona. Una alimentación rica en verduras y hortalizas, frutas y legumbres asegurará el aporte de antioxidantes suficientes y necesarios en nuestra alimentación.

      Estrés: Altos niveles de estrés y ansiedad pueden afectar al funcionamiento del hipotálamo (glándula del celebro encargada de regular hormonas) disminuyendo la producción de progesterona.

      ¿Necesitas una dieta personalizada?

      Si quieres que te preparemos una dieta adaptada a tus gustos y necesidades específicas, estaremos encantadas de opoder ayudarte.

      Disruptores endocrinos

      La endometriosis es una patología en la que el sistema inmunitario, hormonal y endocrino se ven implicados. Por ello, es importante evitar aquellos tóxicos ambientales que actúan cómo estrógenos provocando daño en nuestro organismo.

      Os dejo una serie de consejos para evitar/limitar la exposición de disruptores endocrinos de los alimentos:

      • Reducir el consumo de alimentos enlatados (conservas de pescado, legumbres, verduras) potenciando el uso y la compra de tarros de cristal. Las latas contienen bisfenol A (producto químico) y este puede traspasarse a la comida.
      • Evitar alimentos envasados con film de policloruro de vinilo.
      • Evitar el consumo de pescados con elevados niveles de plomo.
      • Evitar plásticos que puedan liberar BPA y optar por materiales de cerámica o vidrio (botellas, tuppers, etc).
      • Lavar y desinfectar los vegetales y frutas que vayas a consumir.
      • Tener cuidado con el material de cocina, procura que siempre esté en buen estado (sartenes, ollas, etc)
      pauta anti estrógenos

      Enfermedades autoinmunes y endometriosis

      A día de hoy importantes estudios han hallado un riesgo significativamente mayor de enfermedades autoinmunes tales como lupus, síndrome de Sjögren, esclerosis múltiple, artritis reumatoide y celiaquía en mujeres con endometriosis. No se puede constatar que una enfermedad sea la causa de la otra, pero sí que hay una mayor incidencia de enfermedades autoinmunes en pacientes que tienen endometriosis debido a que el sistema inmune se ve afectado
      Pregunta frecuente: ¿Gluten y lácteos sí o no?

      Debemos tener en cuenta que es un tema reciente y queda mucho por investigar aún. Teniendo en cuenta que se trata de una enfermedad inflamatoria y que afecta al sistema inmunológico, se ha demostrado en numerosos estudios que una dieta libre/reducida en gluten y lácteos produce una mejora significativa de la sintomatología (en muchos casos los dolores remiten) reduciendo la inflamación y el dolor, sobre todo a nivel intestinal

      Relación entre microbiota y  endometriosis

      La composición de la microbiota es determinante en mujeres con endometriosis ya que el ecosistema bacteriano vaginal y endometrial están alterados. Esta alteración provoca que haya filtraciones de bacterias y toxinas patógenas generando una respuesta inflamatoria. Asimismo, además de llevar a cabo un estilo de vida saludable sería interesante reparar la microbiota con organismos vivos (probióticos específicos para endometriosis) frenando la entrada de bacterias patógenas.

      Sobrepeso

      La grasa corporal es necesaria para la producción de hormonas reproductoras pero, un exceso de ésta, puede incrementar los niveles de estrógenos. Asimismo, altos niveles de estrógenos promueven el crecimiento del tejido graso. Por lo tanto, hablamos de un círculo vicioso. Alimentarse de forma equilibrada, variada y saludable además de realizar actividad física serán la clave para obtener unos buenos hábitos alimentarios además de una buena composición corporal.

      Dieta vegetariana y endometriosis ¿Es compatible?

      La mayoría de las proteínas vegetales como el tofu, tempeh, heura y bebidas vegetales están compuestas de esta legumbre.  Existen artículos que sitúan a la soja como un alimento no recomendable para aquellas mujeres que padecen endometriosis debido a sus altos niveles de isoflavonas (estrógenos naturales) y su contenido en ácido fítico que es inflamatorio.

      Sin embargo, las isoflavonas de la soja (perteneciente a la familia de los fitoestrógenos) no funcionan como disruptores hormonales. Es decir, no actúan como estrógenos sino al contrario, son moduladores de los receptores estrogénicos.  Por lo tanto, si llevas a cabo una alimentación ovolacteovegetariana, vegana o te gusta introducir proteínas vegetales como la soja para reducir el consumo de proteína animal no tengas ningún miedo en hacerlo a excepción de que tu dietista-nutricionista valore hacer una pauta baja en histamina.

      Ejemplo de menú

       LUNESMARTESMIERCOLESJUEVESVIERNES
      DESAYUNOS
      Y
      MERIENDAS
      Copos de maíz sin azúcares añadidos con bebida vegetal de avena s/a
      Arándanos
      Pan de trigo sarraceno con tahín blanco (semillas de sésamo)
      Plátano
      Porridge de quinoa con bebida vegetal de avena s/a y canela
      Frambuesas
      Tostadas de espelta con tortilla de verduras y aguacateArroz hinchado sin azúcares añadidos con bebida vegetal de avena s/a
      Grosellas
      COMIDAMacarrones de trigo sarraceno con pisto de verduras y soja texturizadaArroz integral con espinacas
      Tempeh de garbanzos
      Taboulé de quinoa con verdurasPollo al horno con orégano, patata y zanahoria hervidas
      Lentejas con arroz, verduras y cúrcuma
      CENACrema de zanahoria y nabo al curry
      Muslo de pollo a la plancha
      Palitos de zanahoria y pepino con hummus
      Merluza al microondas
      Lubina al horno con boniato y calabaza asada con jengibre
      Pan de trigo sarraceno
      Revuelto de setas con champiñones ostra
      Salmón a la plancha con patata asada y puerro

      *Ojo: Es un menú general, no es personalizado ya que para ello hay que tener en cuenta la sintomatología de cada paciente y otras patologías o signos asociados (histamina, malabsorción de alimentos, intolerancias alimentarias, diarrea, estreñimiento…).

      infografía alimentación y endometriosis

      Conclusión

      La endometriosis es una patología ginecológica crónica, inflamatoria y hormono-dependiente. Aunque sea una enfermedad que no tiene cura, factores como una mala alimentación, las emociones e inclusive el estrés pueden tener un impacto negativo sobre esta afección. Se ha demostrado que llevar a cabo un estilo de vida saludable mejora significativamente los posibles signos que la caracterizan e incluso en algunos casos pueden llegar a desaparecer.   Por ello, el equipo del Centro de Nutrición Júlia Farré te hará una pauta personalizada e individualizada para aliviar tu sintomatología y mejorar tu calidad de vida.

      Claudia Brassesco

      Claudia Brassesco

      Dietista - Nutricionista

      × Clic para concertar visita por whatsapp