933486557    C/ Balmes 172 Principal 2ª 08006 – Barcelona 699212603info@juliafarre.es

      Dieta para la diabetes

      tipos de diabetes

      La Diabetes Mellitus (DM) es una enfermedad que se caracteriza por valores de azúcar en sangre  anormalmente elevados (hiperglucemia) a causa de un déficit de insulina o una función ineficiente  de ésta.

      La función de la glucosa

      La glucosa es la principal fuente de energía para nuestro organismo. La obtenemos a partir de la ingesta ya que los alimentos pueden contener azúcares simples pero también carbohidratos (cadenas de glucosa unidas mediante enlaces químicos). Mediante la digestión los carbohidratos son descompuestos en azúcares simples (glucosa) que pasan al torrente sanguíneo.

      El papel de la insulina

      La insulina es una hormona sintetizada en el páncreas que se encarga de hacer pasar el azúcar de la sangre, proveniente de la alimentación y de las reservas que tenemos en hígado y músculo, al interior de las células dónde será transformado en energía.

      Cuando se padece diabetes, como la insulina no hace bien su función (porque no se fabrica o  porque “es defectuosa”) el azúcar se queda en el torrente sanguíneo en vez de entrar en las células, produciendo hiperglucemia.

      qué es la insulina

      ¿Qué significa hipoglucemia? ¿E hiperglucemia?

      Hipoglucemia

      Hipoglucemia es tener los valores de azúcar por debajo de la normalidad: inferiores a 60mg/dl.

      La mayoría de personas percibe que su azúcar empieza a bajar. No todos los individuos con diabetes perciben los mismos síntomas. Algunos de ellos son:

      • Debilidad
      • Mareo
      • Visión borrosa
      • Sudoración
      • Palpitaciones
      • Sensación de hambre
      • Temblores
      • Alteración del comportamiento: confusión, irritabilidad…

      Ante estos signos de alerta se deben seguir los pasos que resumo en la siguiente infografía:

      dieta para la hipoglicemia

      Hiperglucemia

      La hiperglucemia es la situación contraria a la que te acabo de explicar. En este caso la glucemia se eleva por encima de los 250mg/dl.

      Los síntomas más habituales son:

      • Cansancio
      • Aliento con olor a cetona (olor a manzana ácida)
      • Muchas ganas de orinar y orina de olor fuerte
      • Mucha sed
      • Mucha hambre
      • Dolor de cabeza

      La presencia de cetonas y glucosa en orina pueden desencadenar en una situación más grave llamada descompensación diabética o cetoacidosis diabética, que generalmente cursa con náuseas y vómitos. Antes estos casos es importante mantener la medicación para regular las glucemias (insulina o pastillas), hidratarse muy bien y acudir al centro médico para conseguir normalizar el cuadro si con la medicación habitual no se consigue.

      Cuando la hiperglucemia no es puntual si no que es una situación sostenida (crónica) por mal control de la enfermedad también es una situación grave. La glucosa elevada largo tiempo causa complicaciones crónicas como problemas cardiovasculares, de sensibilidad o pérdida de visión, por ejemplo.

      Principales tipos de diabetes

      Principalmente existen dos tipos de diabetes:

      La Diabetes Mellitus TIPO 1 (DM 1)

      Suele aparecer durante la infancia o adolescencia (aunque se puede debutar más tarde) y su origen es autoinmune, pues es el propio cuerpo que ataca mediante anticuerpos a las células beta del páncreas, encargadas de fabricar la insulina. Esto causa un déficit de insulina y consiguiente aumento de la glucemia (hiperglucemia). Es por ello que en la DM1  siempre se precisa insulina como tratamiento, que se combinará con unos hábitos saludables en cuanto a alimentación y también con ejercicio físico.

      La Diabetes Mellitus tipo 2 (DM 2)

      Suele aparecer en la edad adulta, aunque cada vez hay más incidencia de este tipo de diabetes en niños, pues ésta generalmente se asocia a estados de sobrepeso-obesidad y la tasa de obesidad infantil va en aumento. El exceso de grasa ocasiona resistencia a la insulina, es decir, que los tejidos sean menos sensibles a la llegada de insulina “cargada” de glucosa, con lo cual de nuevo la glucosa queda elevada en sangre causando hiperglucemia.

      Así, en este caso aunque el cuerpo fabrica insulina ésta no actúa correctamente: no es capaz de hacer pasar el azúcar de la sangre (glucemia) al interior de las células. El tratamiento de la DM2 suele ir encarado a la pérdida de peso mediante la implementación de una dieta apropiada y la práctica regular de ejercicio junto con  tratamiento farmacológico para mejorar la sensibilidad a la insulina.

      Diabetes gestacional

      Este es un  tipo de diabetes que pueden padecer algunas mujeres embarazadas. Se trata de una alteración del metabolismo de los carbohidratos que aparece habitualmente a partir del segundo trimestre del embarazo. Generalmente es un estado transitorio, pues la hiperglucemia suele desaparecer post parto.

      ¿Cómo sé si tengo diabetes mellitus? Síntomas de alerta y diagnóstico

      La Diabetes en una enfermedad silente, pues tener los valores de azúcar elevados no duele. Sólo podemos saber que tenemos valores de glucemia anormalmente altos si nos realizamos analíticas de sangre de forma rutinaria.

      En los casos en que los valores de azúcar en sangre se elevan mucho sí pueden aparecer SÍNTOMAS que hagan sospechar

      • Pérdida de peso: esta es causada por la falta de aprovechamiento de los carbohidratos que se consumen, dado que el azúcar en que se transforman no puede entrar en las células y se expulsa a través de la orina.
      • Polifagia (Hambre): también debida a la incapacidad de asimilar los hidratos de carbono. El organismo sigue pidiendo alimento porque no lo absorbe correctamente.
      • Poliuria (muchas ganas de orinar): se orina mucho más como mecanismo para eliminar la glucosa elevada del torrente sanguíneo.
      • Polidipsia (mucha sed): como método de compensación de la deshidratación causada por la poliuria.
      • Otros: debilidad, cansancio, visión borrosa, irritabilidad, etc. En estadios muy avanzados dónde se han ignorado todos los síntomas anteriores y la glucemia sigue aumentando pueden darse nauseas, vómitos, incluso pérdida de conocimiento

      El diagnóstico de la diabetes se realiza mediante un análisis de sangre cuando aparecen los siguientes valores:

      • Glucosa en cualquier momento del día mayor a 200mg/dl es indicativa de diabetes con una sola vez que aparezca.
      • Glucosa en ayunas mayor a 126mg/dl debe aparecer en dos analíticas para hacerse el diagnóstico.
      • Hemoglobina glicosilada (HbA1c) superior a 6,5%. Éste parámetro resume como ha estado la glucosa en los últimos 3 meses, no solo en ayunas si no a lo largo de todo el día. Lo normal es que sea inferior a 5,7%. Cuando se eleva sin llegar a 6,5% indica que hay una prediabetes y que es necesario empezar a cambiar hábitos. Valores superiores muestran que la diabetes se ha instaurado.

      Complicaciones de la DM

      Cómo te comentaba unas líneas más arriba, al ser la diabetes una enfermedad silente, que no se nota, muchas personas se olvidan que la padecen y no cuidan sus hábitos ya que no perciben el riesgo que una diabetes mal controlada puede comportar:

      • Enfermedad cardiovascular: infarto, trombos, accidente vascular cerebral, etc.
      • Insuficiencia renal.
      • Pérdida de sensibilidad neurológica y vascular: heridas de difícil curación en extremidades que pueden terminar con la necesidad de amputar.
      • Problemas de visión y ceguera.
      • Disfunción eréctil.

      Si mantienes una alimentación adecuada, eres activo físicamente y realizas los controles rutinarios con tu equipo médico lo más probable es que tu diabetes esté bien controlada y estas complicaciones no se den.

      El apunte: es necesario recalcar que la diabetes tipo 2 (“del adulto”) no es menos grave que la diabetes tipo 1. Se tiende a creer que como la DM 1 precisa insulina  en todos los casos es más grave que la tipo 2, que no siempre la requiere (aunque en algunos casos sí será necesaria). La realidad es que ambos tipos de diabetes pueden causar las mismas complicaciones si no están controladas.

      Dieta y tratamiento

      La triada del tratamiento en diabetes la componen la práctica de ejercicio regular,  el tratamiento farmacológico y la alimentación.

      dieta para la diabetes

      El ejercicio físico ha demostrado ser eficaz para mejorar el control glucémico.  Las últimas evidencias muestran que tanto el ejercicio aeróbico o cardiovascular como el de fuerza y también la combinación de ambos llegan a reducir un 0,5-0,8% de HbA1c.

      El ejercicio aporta múltiples beneficios:

      • Mejora las glucemias
      • Incrementa la sensibilidad a la insulina
      • Mejora el perfil lipídico
      • Disminuye los valores de tensión arterial
      • Favorece la pérdida de peso a partir de masa grasa

      La recomendación general es realizar 150 minutos semanales de ejercicio físico de moderada intensidad (sin perder el habla) para poder obtener estos beneficios.

      El tratamiento farmacológico lo pauta el médico endocrino, eligiendo la mejor opción para cada caso concreto: antiglucemiantes orales (metformina, sulfonilureas, inhibidores de la DPP-4, etc.), análogos de GLP-1, insulina, etc. Muchas veces se precisa la combinación de varios tratamientos para obtener los mejores resultados.

      Es necesario visitarse regularmente con el médico para ir evaluando mediante analíticas de sangre la evolución de la diabetes. Se considerará un buen control siempre que la hemoglobina glicosilada sea inferior al 7%.

      La alimentación  es el tercer pilar a tener en cuenta para controlar la diabetes. Tener diabetes no implica no poder volver a disfrutar de la comida, si no adquirir conocimientos suficientes para conocer qué grupos de alimentos tienen la capacidad de elevar la glucemia y por lo tanto se deben vigilar para que el control sea bueno.

      En términos generales se seguirá una alimentación basada en alimentos frescos, controlada en carbohidratos y que evite la grasa saturada, pues la diabetes implica mayor riesgo cardiovascular.

      qué alimentos evitar si tienes diabetes
      qué comer si tienes diabetes

      Si tienes diabetes, las dietistas nutricionistas Centro de nutrición Júlia Farré estaremos encantadas de enseñarte como debes comer para mantener la glucemia controlada y prevenir así el riesgo de complicaciones futuras.

      Natalia Celma

      Natalia Celma

      Dietista - Nutricionista

       

      0 comentarios

      Clic para concertar visita por whatsapp