933486557    C/ Balmes 172 Principal 2ª 08006 – Barcelona info@juliafarre.es

      Alimentación y triglicéridos

      La hipertirgiliceridémia es una alteración que consiste en presentar valores de triglicéridos anormalmente elevados en sangre (por encima de 150mg/dl). Los estudios demuestran que la hipertrigliceridémia comporta un riesgo aumentado de sufrir esteatosis hepática (hígado graso), pancreatitis aguda y enfermedades cardiovasculares.

      dieta y triglicéridos

      ¿Qué son los triglicéridos?

      Son la principal forma de grasa que tenemos en el organismo y su estructura química consiste en tres ácidos grasos unidos a una molécula de glicerol.

      Los triglicéridos (TG) aumentan en nuestro cuerpo si existe un exceso de calorías ingeridas. Cuando hay un consumo desmesurado de grasas, azúcares y/o alcohol el hígado transforma este excedente calórico en triglicéridos para poderlos almacenar en el tejido adiposo, y así usarlos como sustrato energético posteriormente.

      Los triglicéridos circulan en nuestro organismo unidos a dos lipoproteínas: los quilomicrones (QM) y las lipoproteínas muy baja densidad (VLDL). Los QM se sintetizan en el intestino y transportan los lípidos de origen exógeno (los TG que vienen de la alimentación). Son los precursores de las VLDL, que se forman en el hígado para que los triglicéridos de origen endógeno puedan circular en sangre, del hígado al tejido adiposo, donde serán almacenados, y al músculo, donde pueden ser usados como fuente de energía.

      Así cuando comemos más de lo que deberíamos (más grasas, azúcares, alcohol…) formamos triglicéridos que son almacenados en el tejido adiposo (engordamos). Si además somos sedentarios el músculo no los usará como fuente de energía promoviendo la obesidad y la hipertrigliceridémia.

      Síntomas de la hipertrigliceridémia 

      Generalmente la hipertrigliceridémia no ocasiona síntomas, por lo tanto si no se realizan analíticas de sangre de forma regular pueden pasar desapercibidos.

      En el caso de hipertrigliceridémia familiar, un cuadro hereditario, pueden aparecer unos depósitos de grasa subcutánea de color amarillento y pequeño tamaño, denominados xantomas eruptivos. Estos se localizan mayoritariamente en el contorno de los ojos, las superficies extensoras de las extremidades, los hombros, la espalda, las palmas de las manos o los muslos.

      Otras consecuencias del aumento de triglicéridos en plasma son:

      trigliceridemia
      • Hipercolesterolemia y Enfermedad Cardiovascular

      Una parte de los triglicéridos se destinan a formar colesterol, así si hay un exceso, el colesterol LDL aumentará con mayor facilidad. Esta fracción de colesterol es conocida como colesterol de baja densidad (LDL) o colesterol malo y es el causante de la placa de ateroma que provoca que las arterias se vuelvan menos flexibles y se eleve la tensión arterial, incluso puede taponar el paso de flujo sanguíneo, aumentando el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

      • Esteatosis Hepática o hígado graso:

      El exceso de triglicéridos circulantes en la sangre se acumula en el hígado provocando la enfermedad del hígado graso no alcohólica (EHGNA) que cursa con inflamación del hígado. Provoca dolor en la parte superior derecha del abdomen, malestar, pesadez después de las comidas y puede acabar derivando hacia fibrosis, cirrosis con insuficiencia hepática terminal o hepatocarcinoma.

      • Pancreatitis aguda:

      La inflamación del páncreas puede ser grave ya que es un órgano con función endocrina (fabrica la insulina y el glucagón, hormonas encargadas de regular nuestro azúcar en sangre) y exocrina (segrega los jugos pancreáticos que intervienen en la digestión). Esta enfermedad cursa con náuseas, vómitos, dolor abdominal, esteatorrea (heces grasosas) e incluso pérdida de peso.

      Cómo bajar los triglicéridos en sangre

      Las principales causas de hipertrigliceridémia en nuestra población son, dejando de lado el factor hereditario, factores modificables como el sedentarismo, una ingesta hipercalórica rica en carbohidratos, sobretodo sin son azúcares simples, y el exceso de alcohol. Además, existen otras condiciones que también pueden cursar con aumento de TG, es el caso de la obesidad, la diabetes, el hipotiroidismo, el síndrome de Cushing, el síndrome nefrótico, la insuficiencia renal crónica, las hepatopatías, el embarazo o el uso regular de algunos fármacos, como por ejemplo anticonceptivos y corticoides.

      Así, para disminuir los triglicéridos es preciso un cambio de estilo de vida que asegure el mantenimiento de un peso normal mediante la práctica regular de ejercicio físico -pues durante los ejercicios aeróbicos de larga duración y moderada intensidad se usan los triglicéridos como fuente de energía-, junto con el mantenimiento una alimentación saludable en la que se evite el alcohol, las grasas saturadas y los azúcares, se limite el aporte de carbohidratos y asegure el aporte de fibra.

      ¿Qué alimentos evitar?

      1. Eliminar azúcares simples, es decir azúcar (blanco y moreno) y todos los alimentos dulces:
      • Endulzantes: Fructosa, jarabe de arce o agave, miel.
      • Mermelada, membrillo, jaleas o almíbares.
      • Dulces y bollería: helados, bollería, pastelería, tartas, chocolate, caramelos y chicles…
      • Bebidas azucaradas: refrescos (incluidos tónica, bíter y refresco de té), zumos (comerciales y naturales), batidos de fruta o chocolate…
      1. Suprimir el alcohol, tanto los destilados como los fermentados como el vino y la cerveza.
      2. Moderar el consumo de fruta, consumiéndola preferentemente entera y con piel. Nunca tomar más de una pieza por comida.
      3. Controlar la ración de carbohidratos (legumbres, pan, patata, cereales como el arroz, el trigo, la quinoa, la avena, el mijo…). Estos siempre deben ser integrales, procurando tomarlos como acompañamiento en vez de cómo plato principal.

      Otras pautas dietéticas importantes

      Adicionalmente se aconseja:

      1. Aumentar el consumo de fibra mediante el consumo de verduras y hortalizas como mínimo dos veces al día.
      2. Bajar el consumo de grasas saturadas consumiendo lácteos desnatados, más pescado que carne, eligiendo carne blanca (pollo, pavo, conejo) sin piel ni grasa. Comer máximo 1 día por semana carne roja, evitando carnes y embutidos grasos (salchichas, pato, cordero, beicon, chorizo, sobrasada, longaniza, morcilla, etc.).

      Ejemplo de menú para bajar los triglicéridos

      DESAYUNO

      ½ vaso de leche semidesnatada, con café, sin azúcar

      1 rebanada de pan integral con aguacate

      MEDIA MAÑANA

      1 naranja + 4 nueces

      COMIDA

      Ensalada de tomate, cebolleta y pimiento con lentejas

      Pechuga de pollo a la plancha con guarnición setas a la plancha

      1 yogur desnatado

      MERIENDA

      1 yogur desnatado con 1 cucharada de copos de avena

      y un puñado de arándanos frescos

      CENA

      Salteado de verduras

      Salmón con guarnición de arroz integral

      ½ vaso de leche semidesnatada

      Conclusiones

      La dieta para bajar los triglicéridos debe eliminar los azúcares y el alcohol y contener un aporte controlado de carbohidratos complejos y fruta. Además, deben reducirse las fuentes de grasas saturadas como las carnes rojas, grasas y embutidos. Paralelamente, se ha de asegurar el aporte de fibra a través de las verduras y los alimentos integrales.

      También es fundamental corregir el sobrepeso en el caso de que se padezca y asegurar la práctica de ejercicio aeróbico (andar, nadar, ir en bici, correr…) de forma regular.

      Si padeces hipertrigliceridémia y quieres un plan alimentario personalizado estaremos encantadas de atenderte mediante una dieta presencial o a través de nuestro servicio de nutricionista online.

      Natalia Celma

      Natalia Celma

      Dietista Nutricionista

      equipo Centro Nutrición Júlia Farré

      Suscríbete a nuestra web

      Mantente informad@ de nuestras novedades y consigue material único para suscriptores.

      You have Successfully Subscribed!