933486557    C/ Balmes 172 Principal 2ª 08006 – Barcelona info@juliafarre.es
      Comparte este artículo con un clic: Share on Facebook60Share on Google+2Tweet about this on Twitter2Share on LinkedIn1
      El alcohol, enemigo de tu dieta y tu salud
      5 (100%) 1 vote

      ¿Por qué el alcohol engorda? 

      Las bebidas alcohólicas son aquellas que contienen etanol en su composición. El etanol, también conocido como alcohol etílico, nos aporta 7 kilocalorías por cada gramo. Además de este aporte calórico, debes tener en cuenta que se trata de un compuesto tóxico para nuestro organismo, ya que puede conllevar a un sinfín de enfermedades. ¿Cómo sabemos cuantos gramos de etanol hay en una de estas bebidas? Nos tenemos que fijar en la graduación alcohólica de la bebida, siempre representada en grados por volumen (%V/V), lo cual nos indica cuantos gramos de etanol hay en 100ml de bebida y siempre debe constar en el etiquetado del producto. Es decir, si una bebida tiene 5º, esto significa que constan 5g de etanol por cada 100ml.

      En el mercado existen distintas variedades de bebidas alcohólicas, las podemos diferenciar según su método de elaboración, estas pueden ser: fermentadas o destiladas.

      • Las bebidas fermentadas proceden de la fermentación de un azúcar como es el caso del vino (uva) o la sidra (manzana), o bien, fermentadas a partir de un almidón como es el caso de la cerveza (malta) o el sake (arroz).
      • Las bebidas destiladas se consiguen a partir de la destilación de productos previamente fermentados como seria en el caso del coñac, el ron o el whiskey.

      Los destilados presentan mayor graduación alcohólica que las bebidas fermentadas, con lo que su aporte calórico es superior. A continuación podemos observar un cuadro clasificatorio de diferentes bebidas alcohólicas y cuántas kilocalorías nos aportan cada una por cada 200ml (un vaso):

      BEBIDAKcal
      Cerveza, oscura 8-9º132
      Cerveza, rubia 4-5º66
      Sidra74
      Vino blanco 11º140
      Vino tinto 11º126
      Sangría de vino tinto142
      Cava142
      Vermut324
      Licor de frutas448
      Anís534
      Coñac470
      Ginebra442
      Ron468
      Tequila532
      Vodka470
      Whiskey476
      Pero no solo nos debemos fijar en las calorías. Este tipo de bebidas se consideran fruitivas, es decir, que carecen de valor nutricional pero se consumen por su capacidad de proporcionarnos placer.
      No obstante, debemos ir con cuidado ya que no solo estamos haciendo un consumo de un brebaje alcohólico, sino que en muchas ocasiones le añadimos <<toneladas>> de azúcar con refrescos, zumos o jarabes, sumándole así un exceso de calorías vacías, lo que te puede impedir perder peso si ese es tu objetivo, o bien, te puede dificultar mantener un peso saludable.
      calorías y bebidas alcohólicas

      ¿Es recomendable tomar una copita de vino diaria para nuestra salud cardiovascular?

      Alguna vez he escuchado de personas que aún no gustarles el vino, beben ya que en alguna ocasión les han dicho que éste es bueno para la salud cardiovascular. Otras se escudan en esta creencia para justificar un consumo diario de vino. Esta afirmación viene dada ya que se dice que el vino posee “propiedades antioxidantes” otorgadas por su contenido en polifenoles, en especial, el famoso resveratrol. El resveratrol es un fenol presente en plantas y frutos como la uva, los arándanos, las moras y los cacahuetes.

      Beber una copa de vino al día no es bueno para nuestra salud - Haz clic para twittear!    

      Los beneficios otorgados a este tipo de bebidas se deben a estos compuestos, pero no debemos obviar que estos están presentes en cantidades ínfimas y que si realmente queremos obtener beneficios de ellos, se debe fomentar el consumo de otros alimentos como las frutas y las verduras, que contienen este tipo de nutrientes en cantidades más relevantes. Es importante no olvidar que aunque el vino contenga estos compuestos, la sustancia mayoritaria sigue siendo el etanol.

      ¿Cuáles son los efectos de un consumo reiterado de este tóxico?

      Las consecuencias de un consumo habitual de bebidas alcohólicas pueden ser varias, de hecho, la OMS establece que su consumo puede estar relacionado con más de 200 patologías. En el año 2012, 3,3 millones de muertes fueren atribuibles al consumo de alcohol. A continuación voy a exponer cuales son las más incidentes:

      • Enfermedades cardiovasculares, pancreáticas, hepáticas, óseas, endocrinas y gastrointestinales.
      • Mayor riesgo de padecer cáncer (este se ve aumentado si unimos esta práctica con el tabaquismo).
      • Deficiencias nutricionales.
      • Alteraciones a nivel del sistema inmunitario y sistema nervioso central.
      • Dificultad para mantener un peso correcto.
      • Dificultades sexuales como impotencia o frigidez.
      • Trastornos emocionales.
      • Problemas menstruales.
      • Hipertrigliceridémia.
      • Tolerancia al alcohol.
      • Más riesgo de padecer alcoholismo, ya que es una sustancia adictiva.
      • Menor esperanza de vida.

      A continuación te muestro una infografía de la OMS donde se muestra la afectación que produce el alcohol en la salud de las mujeres:

      riesgos del consumo de alcohol en las mujeres

      Si sigues una dieta de adelgazamiento puede que su consumo sea contraproducente, no solamente por la cantidad de calorías extras que estarás añadiendo a tu alimentación, sino que esta acción te hará más vulnerable a la hora de tomar elecciones, haciendo que tu comportamiento sea más relajado y en consecuencia te permitas “perder el control” sobre algunas situaciones, como por ejemplo: picotear. En general, será más complicado evitar conductas que en un estado de sobriedad, te resultarían más fáciles controlar.

      Así que, como podemos ver, la relación riesgo/beneficio es desfavorable, ya que existe evidencia de que el consumo de cualquier tipo de alcohol puede conducir a alguna de las condiciones anteriormente mencionadas. Por lo tanto, aunque la evidencia demostrara que consumir una copa al día fuera oportuno por sus polifenoles (que no lo hace, de hecho se sugiere que las personas que tienen un consumo moderado y aun así, deciden reducirlo,  favorecen su salud cardiovascular), es mejor priorizar el consumo de alimentos que contengan estos nutrientes. Como he comentado, el compuesto mayoritario del vino es el etanol, con lo que los “supuestos” beneficios se contrarrestan con los muy posibles riesgos que esta sustancia nos puede proporcionar.

      Por consiguiente, si decides beber alcohol, que sea de higos a brevas y siempre hazlo de manera responsable. Recuerda que un consumo excesivo y habitual puede conducir a diferentes estados patológicos, interfiriendo en la fisiología de la persona, su comportamiento y también y no menos importante, en sus relaciones interpersonales.

      Clara Muñoz

      Clara Muñoz

      Dietista - Nutricionista

      Artículos relacionados